25 agosto 2013

Will y Jem antes de Ángel Mecánico: En el puente

Como os prometí, aquí os traigo una escena extra de Ángel Mecánico. Esta escena pasa antes del libro. Me tomo mi tiempo traduciendo las escenas, así que agradecería recibir vuestro apoyo en los comentarios. Espero que os guste ;)

Era pasado medianoche, y Londres estaba tan silenciosa como siempre: el sonido de carruajes nunca paraba completamente, ni tampoco los gritos y llamadas de la población de la ciudad, ni la animada charlada de los rapiñadores a un lado del río  recogiendo a través de los lados del Tamesis cualquier objeto de valor. Will Herondale y James Carstairs se sentaron en el borde del Terraplén Victoria, con las piernas colgando por un lado. A su izquierda podían ver la Aguja de Cleopatra, agujereando el cielo, y a su derecha, el Puente Hungerford.
Will bostezó y estiro sus brazos hacia atrás. Una espada corta, desenvainaba, brillaba en su regazo. "Sabes, James, he empezado a creer que este demonio Leviatán ni siquiera existe. Y si lo hace, hace tiempo que nada en el mar."

"Bien, no sería la primera vez que nos sentamos toda la noche para nada, y apuesto que no sera la última," dijo Jem, agradablemente. Su bastón con cabeza de dragón estaba equilibrado entre sus hombros, sus brazos extendidos hacia cualquier extremo. Su claro pelo brillaba cuando la luna aparecía entre las nubes. "¿Todavía estas llevando la investigación? ¿La de las chicas muertas del East End?"

"Me ha llevado a unos sitios bastante interesante," dijo Will. "Le gane sesenta libras a Ragnor Fell en el faro la otra noche. Cuando te me unas otra vez-"

"No me gustan mucho esos clubs. Desplumar a los mundanos, haciéndoles jugar a juegos que posiblemente no podrán ganar, burlándose y drogándose  incluso los Subterráneos  todo me deja un sabor amargo en la boca. Y sabes lo que Charlotte diría si te pillase jugando a juegos de azar."

"Charlotte se preocupa demasiado.  Ella no es-" Will se rompió, y miró hacia las estrellas, o al menos a lo que se podía ver de ellas entre el humo y las nubes. Ellas encendieron sus ojos, por lo que podías ver el azul de sus ojos incluso en la penumbra, aliviadas solo por las características lamparas delfín del Terraplén.

Mi madre, Jem sabía que estaba a punto de decir. Era una cosa de Will, cortarse a sí mismo con cuidado antes de desvelar demasiado.

"Dijiste que tu padre solía jugar", dijo, con deliberada informalidad, tamborileando con sus dedos en la cabeza del bastón.

Por un momento, Will pareció estar tan lejos como las estrellas a las que estaba mirando. "Solo de vez en cuando a las cartas. Mi madre no aceptaba otra cosa. A ella no le gustaba el juego. Y él nunca fue uno de esos locos que aportaban cualquier cosa - cuando bajaría el sol ese día, o si el viejo Henderson podría subir Minith Mawr borracho."

Jem no sabía lo que era Minith Mawr, y no preguntó. En cambio, dijo, "Tu padre debía querer mucho a tu madre para dejar de ser un Cazador de Sombras por ella."

Will hizo una mueca, casi imperceptiblemente, pero su tono era sorprendentemente calmado cunado dijo, "Lo hacia. Una vez le pregunté si se arrepentía, pero dijo que no. Dijo que había cientos de Cazadores de Sombras, pero que el verdadero amor aparecía una sola vez e la vida, y que alguien sería un idiota si lo dejaba ir."

"¿Y eso piensas?" Jem habló con enorme cuidado; hablar con Will de algo personal era como intentar no asustar a un animal salvaje.

"Supongo que sí," dijo Will después de una pausa. "No es como que me importa, pero-" Se encogió de hombros. "Si es amor verdadero, merece la pena luchar por él."

"¿Qué pasa si el inmoral de alguna manera? ¿Prohibido?"

"¿Prohibido? Pero el amor de mi padre por mi madre era prohibido, o al menos contra la ley. ¿O estas diciendo si ella esta casada o es un vampiro?" 

"O una vampiro casada."

"Bueno, como sea," Will dijo, con una sonrisa. "Uno debería pelear por él. El amor conquista todo."

"Debería advertir a los vampiros casados del vecindario," Jem dijo, secamente.

"¿Y tú, Carstairs? Has sido muy callado con tus opiniones."

Jem desenganchó los brazos de su bastón y suspiró. "Sabes que creo en la reencarnación " dijo en voz baja. "Creo que si dos almas están destinadas a estar juntas, seguirán juntas en la Rueda y estarán juntas otra vez en la vida después de esta, pase lo que pase en esta vida."

"¿Eso es una enseñanza oficial o algo que te has inventado tú mismo?" Will preguntó.

Jem rió. "¿Importa?"

Will le miró curiosamente. "¿Crees que me volverás a ver?" Al ver el cambio en la expresión de Jem, sumó, "Quiero decir, ¿hay alguna oportunidad para mí? ¿De tener una vida mejor después de esta?"

Cuando Jem abrió su boca para responder, un ruido provino de debajo de sus pies. Cuando ambos miraron hacia abajo, un tentáculo apareció de la superficie del río, se envolvió en el tobillo de Jem y tiro de él hacia debajo de la superficie del agua. Will se levanto en sus pies con la espada en la mano; el agua seguía hirviendo donde los tentáculos de la criatura se retorcían salvajemente, lo que indicaba que Jem estaba haciendo unos buenos golpes. El corazón de Will latía, disparando sangre y la llamada de una batalla por sus venas.

"Demonios," él dijo. "Justo cuando se estaba poniendo interesante," y saltó al agua en busca de su amigo.

2 comentarios:

  1. Muchisimas gracias :)
    Estaba buscando "On the bridge" en español desde hace mucho tiempo.

    ResponderEliminar

Yo me tomo mi tiempo escribiendo las entradas, así que agradecería un montón que vosotros tomaseis un poco de vuestro tiempo para escribir algo: una opinión, un gracias, algo (siempre que sea respetuoso). Muchas gracias por leerme ^.^